Boletín de Prensa

2016 fue el año más caluroso desde que comenzaron los registros en 1880 y el tercero consecutivo en el que la Tierra bate el récord de temperatura. La Organización Mundial de la Meteorología (OMM), dependiente de Naciones Unidas (ONU), confirmó que la temperatura global en 2016 se situó 1.1 grados centígrados por encima de la registrada en la era preindustrial y unos 0.07 grados mayor a la registrada en 2015.

Si bien los automóviles nos ofrecen confort, rapidez e incluso estatus social, también se han convertido en una herramienta de trabajo tanto para personas como para grandes industrias que movilizan mercancía de un rincón a otro en todo el mundo. Sin embargo, el calentamiento global se ha visto afectado por esta industria, debido en cierta parte al uso de sistemas de Aire Acondicionado que contribuyen al calentamiento global.

Con alrededor de 100 millones de automóviles nuevos cada año en las líneas de ensamblaje, los gobiernos de todo el mundo están acelerando los esfuerzos para eliminar los HFC (Hidrofluorocarburos) de  los sistemas de Aire Acondicionado, los cuales tienen un alto Potencial de Calentamiento Global (GWP), y de esta forma contribuir a  la reducción de emisiones de CO2  al medio ambiente.

Un refrigerante debe reunir una serie de características: excelente capacidad de enfriamiento, que sea seguro, amigable con el medio ambiente, que tenga baja inflamabilidad, no sea tóxico y finalmente que comercialmente esté disponible, para brindar un equilibrio óptimo.

A lo largo del tiempo, diversas organizaciones en todo el mundo han emitido y propuesto regulaciones que fomentan el uso de refrigerantes de bajo GWP en sistemas de aire acondicionado para automóviles, como son los HFO´s (Hidrofluoroofelinas); evitando la degradación de la capa de ozono.

Una de esas organizaciones es MACS (Mobile Air Conditioning Society) la cual ha impulsado la recuperación y reciclaje de refrigerantes para proteger el medio ambiente, a través de certificaciones y asistencia a más de 1 millón de técnicos en todo el mundo.

Por otro lado, durante el acuerdo de Kigali de 2016, cientos de naciones se reunieron para abordar la necesidad de contrarrestar el poderoso impacto climático de los HFC de alto GWP, que se utilizan en aires acondicionados y refrigeradores. Este acuerdo se traduce en que 170 países de todo el mundo comenzarán a contrarrestar significantemente el uso de los HFC, reduciendo la cantidad de dióxido de carbono atmosférico en 70,000 millones de toneladas para 2050.

México juega un papel crucial en la protección y cuidado del medio ambiente, tanto a nivel global, como regionalmente. Muestra de ello es la colaboración entre Estados Unidos y Canadá en temas de energía limpia y medio ambiente. El liderazgo de México en materia del cambio climático es evidente; es la cuarta economía a nivel global en anunciar sus compromisos de reducción de gases efecto invernadero.

El boom de la industria automotriz en México es un factor importante para la demanda y uso de soluciones innovadoras y de alta tecnología para Aires Acondicionados con un Potencial de Calentamiento Global casi nulo. En 2016 la demanda de estas tecnologías para el sector automotriz creció 3 veces en comparación con 2015. Armadoras con presencia en el país como Honda, Mazda, Toyota, Ford, entre otros; son algunas que ya están entregando autos con sistemas de aire acondicionado  de bajo potencial de calentamiento global .

Parte de la solución es Opteon YF™, un refrigerante fabricado por la compañía Chemours el cual ofrece el mejor equilibrio entre propiedades y rendimiento, incluyendo Bajo Potencial de Calentamiento Global (GWP) 99.9 por ciento menor que los refrigerantes que se esperan sustituir (HFC´s) en su totalidad globalmente, ayudando a reducir la huella de gases de efecto invernadero de los vehículos.